01 astillero FaceBook Envía un e-mail Premios y galardones Foro Acercamadera 07 08 09

 

 

 

Índice del artículo

006Pasamos posteriormente a la construcción de todo tipo de cubos, baldes, barriles, contenedores de pólvora, o de estopas, de mechas, etc.
Según sea el tipo de contenedor se trabaja de una u otra manera, por variar su forma y materiales que lo componen. Los contenedores de pólvora son simples cilindros a los que se le añaden una asa y una junta entre tapa y cuerpo, simplemente rebajando lo suficiente par que se pueda colocar un hilo negro. Mas interesante es la construcción del porta mechas, o el de las estopas (trapos que se interponían entre la pólvora y el proyectil), o los diversos baldes. La diferencia principal radica en si la boca es de mayor o menor diámetro que la base, pues el resto se obra de similar forma, obtenemos los círculos de la medida del objeto, de la plancha de abedul y con un cuadradillo de madera, de suficiente longitud, procedemos como sigue: ponemos cada circulo en cada extremo del cuadradillo,  coincidiendo los centros de los círculos con el eje longitudinal del cuadradillo, posicionar en los cuatro puntos cardinales dos o tres listoncillos e ir completando hasta llegar a tener que reducir los últimos como cuñas (triángulos afilados por un extremo). Téngase en cuenta que es una manera muy práctica de fabricar todo tipo de contenedor a la escala que se deseé, teniendo la prudencia de si se ha de retirar alguno de los círculos, por lo que no deberemos de poner pegamento sobre ése, pegando los listoncillos entre si y sobre el otro círculo. Se termina arrollando hilo negro en el cuerpo del contenedor en dos alturas. Truco: realizar el escamoteado de uno de los cabos del hilo en el interior del arrollamiento mediante una coca del otro; cortando éste ultimo, tras jalar y esconder el primero, a ras, añadiendo una mínima gota de pegamento rápido.
Realización de manivelas, escobillones, rascadores, cebadores, atacadores; todos ellos útiles del cañón, de su disparo o su mantenimiento; bien para posicionarlo al disparar, las manivelas haciendo palanca en las ruedas; bien para proceder a la carga de la pólvora, la estopa y el proyectil; bien para el mojado apaga brasas y la limpieza posterior al disparo. Truco: para la realización del escobillón, recortar cuadraditos de paño blanco cuya arista sea el diámetro final que deseemos de escobillón, pincharlos y pegarlos a su eje o mango. Una vez seca la cola blanca, repasarlo por una lima para rebaje de las esquinas y desmoche del trapo.